Comparte este contenido

Durante el embarazo muchas mujeres se plantean realizar yoga para embarazadas por primera vez o porque ya lo practicaban para obtener los beneficios para el bebé y la futura mamá. 

El yoga para embarazadas es uno de los ejercicios más beneficiosos que realizar durante el embarazo ya que es una actividad de bajo impacto, pero es importante tener en cuenta algunas indicaciones antes de comenzar. 

¿Qué es yoga para embarazadas?

Es una práctica dinámica que permite sentirse en forma, vital y relajada a lo largo del embarazo. Durante el embarazo se suelen presentar molestias como náuseas, mareos, retención de líquidos, fatiga, aumento de peso, ardor de estómago, estreñimiento e insomnio, etc. El yoga prenatal  ayuda a que estos síntomas desaparezcan. Asimismo, facilita el parto y la recuperación posterior. 

 

¿A quién va dirigido?

 Se recomienda a partir de la semana 12 del embarazo y siempre con la supervisión del médico. 

 

Beneficios del yoga durante el embarazo: 

A las mujeres embarazadas se las recomienda hacer ejercicio. El yoga es la mejor alternativa ya que es una actividad muy completa que incluye todo el cuerpo. Los principales beneficios son: 

  • Las posturas armónicas acompasadas de una respiración profunda y consciente es ideal para ayudar a equilibrar tus emociones, a mantenerse relajada y vivir su embarazo con tranquilidad y bienestar.
  • Ayuda a reducir el estrés al disminuir la cantidad de la hormona de estrés o cortisol en sangre y por lo tanto también mejora el sistema inmunológico de la mujer embarazada y del bebé. 
  • Mejora la conexión entre la futura mamá y el bebé, ya que la práctica de yoga para mujeres embarazadas se basa en un despertar de la conciencia de sentir a tu bebé en tu interior. 
  • Disminuye el dolor de espalda al mejorar la postura corporal y al fortalecer el cuerpo para soportar el peso adicional de tu bebé. 
  • Ayuda a dormir mejor, ya que ayuda a relajarte y disminuir la ansiedad.
  • Practicar yoga durante el embarazo te prepara para el momento del parto, ya que aprenderás a respirar de forma profunda y consciente, te ayudará a estar más relajada disminuyendo los dolores.
  • Incrementa las probabilidades de tener un parto natural y contribuye a una mejor recuperación Postparto.
  • En las clases de yoga prenatal, la mujer embarazada entra en contacto con otras mujeres con quien compartir sentimientos y dudas, etc.
  • También disfrutarás los beneficios generales de la práctica de yoga. 

 

Indicaciones para realizar yoga embarazada: 

  • En el relax inicial lleva tus manos sobre tu vientre para buscar la conexión con tu bebé. Puedes realizarlo también durante el relax final. 
  • Para el relax inicial y final puedes experimentar posturas alternativas como tener las rodillas flexionadas mientras tus pies están apoyados en el suelo. O las rodillas flexionadas a los lados con las plantas de los pies en contacto. 
  • No comprimir el vientre contra los muslos en las posturas de flexión de cadera hacia adelante, ya estés de pie o sentada. Alternativa: separa tus pies el ancho de las caderas para no oprimir tu vientre ni al bebé. 
  • No comprimir el vientre contra el suelo en asanas como Danurasana (o el arco) o Salabhasana (langosta), Bujapidasana (o la cobra) usa como alterativa la postura de la mesa. En el saludo al sol en vez de tumbarte sobre el vientre, puedes hacer la transición gato-vaca.
  • Las torsiones y extensiones de columna (es decir, doblar la espalda hacia atrás) deberás hacerlas suavemente observando tus sensaciones para asegurarte de que no estás forzando. 
  • Las posturas de equilibrio como bakasana (el cuervo), el trípode, sirsasana (o postura sobre la cabeza), etc. podrás hacerlas pero con cuidado para evitar caerte. 
  • Evita realizar demasiado esfuerzo. En cualquier momento de la clase que necesites, siéntete con la libertad de descansar, en la postura del bebé o balasana. Piensa que lo más importante de la clase de yoga es tu bienestar y el de tu bebé.
  • Cada postura de yoga debe ser realizada con comodidad y sin forzar el cuerpo. Si tu respiración se agita puede ser indicativo de que debes descansar. 
  • No contengas nunca la respiración, ni realizando ejercicios de respiración (o pranayamas) o de forma inconsciente. 

Precauciones: 

  • Antes de realizar cualquier ejercicio estando embarazada debes consultarlo con tu médico, para asegurarte que no hay ningún riesgo ni para ti ni para tu bebé. 
  • Elige siempre un profesor de yoga con una formación especializada en yoga para embarazadas. 
  • Indícale a tu profesor la semana de embarazo en la que te encuentras y que cuentas con el consentimiento de tu doctor. 
  • Si sientes cualquier síntoma o mal estar debes interrumpir la actividad. Algunos de estos síntomas pueden ser: dificultas para respirar, dolor abdominal, contracciones, reducción del movimiento fetal, hemorragia o pérdida de líquido.