Comparte este contenido

El yoga trabaja la unidad del cuerpo con la mente. La unidad de la persona individual con el resto de los seres de este universo. Creo que esta unidad será más coherente si la trabajamos desde la igualdad de género en nuestro día a día.

Me preguntaron que si iba a trabajar el 8 de Marzo por ser el día de la mujer, como forma de reivindicarme. ¡¡Pues claro que voy a trabajar!! Todas las formas de manifestación para el día de la mujer me parecen bien: manifestaciones como tal (aunque no en tiempos de Covid, por favor), colgar fotos en las redes con determinados hashtags, salir al balcón a las 20h para aplaudir, hacer huelga y no ir a trabajar para que se vea lo necesarias que somos. Pero ¿qué sería de todo esto si no hacemos cambios en nuestras vidas? ¿Qué sería de todo esto si no llevamos la igualdad de género a nuestro día a día? 

 

Antes que nada quiero dejar claro algunas cosas: 

 

  • El machismo es un problema de la sociedad en general. Con esto quiero decir que no es culpa de los hombres ni las únicas beneficiadas son las mujeres. Es un asunto en las que las mujeres también somos culpables de que siga instaurándose en la sociedad y que seremos beneficiados ambos géneros con la igualdad. 
  • Es como el coronavirus: invisible pero que está en todas partes. Por lo que hay que vacunarse y prestar mucha atención. 
  • Tod@s tenemos mucho que aprender. Tod@s tenemos mucho que enseñar. 
  • Machismo no solo es la mujer que maltratan ni a la mujer que mata su pareja. Hay mucho más machismo antes de llegar a eso. Y hay que combatirlo desde en todos los grados. 
  • Machismo no es una lucha de géneros. Nadie se tiene que sentir agredido ni heridos sus sentimientos al hablar de este tema.  
  • Parece que sólo a las mujeres nos gusta cocinar, cuidar de nuestros mayores o somos las únicas que vemos la suciedad. 
  • Tod@s de alguna forma somos machistas. 

Mi propuesta yogui:

 

Para la semana del 8M os propongo hacer un cambio en tu vida hacia el feminismo, hacia la igualdad de género en nuestro día a día. ¿Cómo? ¿No se te ocurre ninguno? Pues aquí van algunas ideas: 

  • Igual repartición de las tareas domésticas y de los niños. La palabra clave es: negociarlo. ¿Qué hace cada uno en casa? ¿Qué cambiar para que sea equitativo?. 
  • El trabajo del hombre es igual de importante que el de la mujer, independientemente del salario.
  • Hazte oír, eso sí tranquilamente y en tono de una agradable conversación, cuando veas alguna diferencia de género. 
  • Dejar de valorar a las mujeres por su físico o su sexualidad y valorarlas por lo profesional. 
  • Apoyarnos entre nosotras. Dejar de mirarnos de arriba abajo en modo crítica. No ver a las maltratadas como víctimas que mantienen su situación porque quieren. Ya que son el reflejo de lo muy instaurado que está el machismo, como una mancha invisible que tiñe de nuestras vidas. Está claro que ellas tienen la última palabra pero no es fácil dar el paso. Apoyémonos, ante todo, entre nosotras. Evitemos y critiquemos las envidias y el bulling entre mujeres. Esta es una gran lacra. 
  • Leer el libro: «Educar en el Feminismo» de Iria Marañón, porque hay muchas cosas que todos tenemos que aprender y me pareció un buen libro porque apoya tratar el asunto de una forma pacífica y todos juntos en colaboración. Tenemos el machismo muy metido en nuestras entrañas y todavía hay cosas que no las vemos y hasta nos parecen normal. También lo hay en audio libro y en libro electrónico. Si no quieres leerlo, por favor: regálalo. Pincha aquí para encontrarlo en tu librería más cercana. 

 

  • Parece que sólo a las mujeres nos gusta cocinar, cuidar de nuestros mayores o somos las únicas que vemos la suciedad. Hacer ver estas diferencias y negociar una repartición equitativa.
  • Repartición equitativa también del cuidado de nuestros mayores.
  • Aprender y enseñar sobre mujeres que no fueron reconocidas a pesar de haber hecho grandes logros tanto o más que sus homólogos varones y en este caso bien reconocidos y difundidos. Para esto hay un libro que se llama: «Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes», de este son dos tomos. Y es que las mujeres y los hombres necesitamos líderes femeninos que nos muestren que las mujeres también podemos.
  • Hacer ver en las películas, series, libros y dibujos animados que sólo salen hombres y si hay representación femenina tiene una connotación sexual o a penas habla. Como: en el Señor de los Anillos, Los Pitufos, BigBang Theory,… U otro tipo de películas donde el hombre es el héroe y la mujer es rescatada por esta figura masculina sin la cual no seríamos felices, como por ejemplo: películas de superhéroes, La Cenicienta, Blancanieves,…
  • Hay que reivindicar nuestra felicidad independientemente del amor en pareja. Alejarnos de la idea del príncipe azul que nos va a venir a salvar del sufrimiento de la vida. De esto se habla en el libro: «Mujeres que ya no sufren por amor».
  • Defender la sexualidad femenina y aprender sobre una sexualidad equitativa. Esto se puede aplicar a diario, semanal o mensual, según la frecuencia de cada un@. Así que también es muy cercano y no deja de ser importante. Para esto tenemos el libro de Simone de Beauvoir «El Segundo sexo». Pincha aquí para encontrarlo en tu librería más cercana.
  • Que defendamos una forma de dar a luz a nuestros hijos respetuosa con nuestro cuerpo. Os dejo un enlace que os instruirá en este asunto. Pincha aquí.
  • Echar un vistazo a «El club de malas madres». Os dejo este enlace que además de  ser un listado de libros feministas vienen algunos vídeos de 20 minutos muy instructivos y entretenidos. Pincha aquí.
  • Estar orgullos@ de ser feminista igual que lo somos al ser anti racistas. ¿Por qué se ve como algo peyorativo?
  • Enseñar que el feminismo no es una lucha entre hombres y mujeres. No quieras enseñarlo enfadándote o con agresividad. Tenemos que cambiar esta idea.
  • No criticar a los hombres por tener sentimientos, por ser sensibles o por hacer tareas «típicamente de mujeres». Esta idea también les hace víctimas y es perniciosa para la propuesta aquí descrita.

Hay mujeres que tienen la suerte de tener una vida fácil y trabajan de lo que quieren por suerte o por su propio esfuerzo. Hay mujeres que no ven el machismo en sus vidas. Pero ello no quiere decir que no lo haya en otros sectores o clases sociales o económicas. Hemos avanzado mucho pero todavía hay mucho por hacer.

 

Algunas ideas que no nos dejan avanzar:

Antes de ponernos a trabajar creo que hay unas ideas que no nos dejarían avanzar en la igualdad de género en nuestro día a día. 

  1. Creer que en cuestión de igualdad está todo hecho porque hay igualdad en las leyes.
  2. Que se politice el feminismo. Ser feminista no se debe vincular a un bando político u otro. Este es el último y mayor lastre de todos. Creer esto es ideal para que el feminismo no avance. Hay que desmentir esta idea, por favor.
  3. Tener una mala imagen de la mujer feminista, como que odia al género contrario, que son polémicas, agresivas, etc. Hay que decir orgullos@s que somos feministas porque defendemos la igualdad entre mujeres y hombres, igual que estamos orgullos@s de decir que somos anti racistas.

Hay muchas otras cosas que se pueden hacer, te pido que si encuentras alguna otra importante que debería de estar aquí por favor nos la dejes escrita en los comentarios.

Espero que con este artículo todos hayamos aprendido un poco más y juntos hagamos que este 8M sea diferente y plantemos una semilla que crezca para siempre en nuestras vidas.

Creo que para en el 8M se debería de respirar mujer por todos los poros de la piel dada la importancia del asunto. Demasiados siglos acalladas. Eso sí, llevadlo con alegría. Cero agresividad. Hay que fomentar esta idea entre tod@s.

El yoga tiene mucho que hacer en este asunto. Si quieres más información lee el artículo: «Beneficios del yoga».